ORGANISMOS
MUSEO VIRTUAL DE LA CIENCIA DEL CSIC
Área de Cultura Científica CSIC MINISTERIO DE CIENCIA E INNOVACIÓN CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTÍFICAS


ALGUNAS NOCIONES PREVIAS SOBRE LA FÍSICA DEL SONIDO

Autores: José María López Sancho / Esteban Moreno Gómez

representación de Pitágoras
Mi nombre es Pitágoras y voy a guiarte durante tu recorrido por la sala del sonido. Nací en la isla de Samos hacia el 560 a.C. Probablemente me conozcas por mis trabajos en geometría, sobre todo por mi teorema; pero también realicé importantes investigaciones en música, relacionándola con los números enteros y fundando la ciencia que ahora se llama Acústica.

Mi escala, la escala Pitagórica, es la que se usa en los instrumentos que no tienen ni trastes ni teclas; en los demás se usa la escala de J.S. Bach, pero esto te lo contaré en nuestro recorrido.

¿QUÉ ES EL SONIDO?

Galileo Galilei (1563-1642 ) encarna lo que podríamos denominar el prototipo de hombre renacentista; amante de la cultura y siempre deseoso de entender todo lo que veía: movimientos, luz sonido, etc.

Entre los numerosos experimentos que realizó, vamos a estudiar el que se refiere a nuestro tema de trabajo: el sonido.
Galileo midió la velocidad del sonido en el aire de una manera sencilla y exacta para su época. Galileo y su ayudante, con la colaboración de un amigo común que era capitán de artillería, dispararon un cañón (cargado sólo con pólvora) a las doce de la noche.
Galileo Galilei por Leoni
Ambos investigadores se situaron en un monte próximo, a una distancia de unos 3.500 metros del lugar donde estaba el cañón; iban provistos de un "pulsilogium", aparato inventado por Galileo al que nos referiremos más tarde. El experimento se realizó de la siguiente manera: (ver animación)

Cuando el capitán disparó el cañón, Galileo y su ayudante vieron el resplandor de la pólvora y empezaron a contar las oscilaciones del "pulsilogium": uno , dos, tres... (esperando el momento en el que el sonido producido por el cañonazo llegase hasta ellos), siete, ocho, nueve, diez.
¡Ahora! Gritaron ambos.

Galileo calculó en voz alta: ¡350 metros por segundo. Esa es la velocidad del sonido en el aire!.
¿Cómo pudo Galileo medir el tiempo de una forma tan exacta en esa época en que todavía no existían los relojes de péndulo?. Con ayuda de su "pulsilogium". Pero, ¿cómo funcionaba el "pulsilogium"?. Con esta historia hemos aprendido como se midió por primera vez la velocidad del sonido en el aire.



Acústica: principios básicos. (2003). Autores: J.M. lópez Sancho / Esteban Moreno Gómez
Ilustraciones: David Peña Toribio

Configuración Óptima: 1024x768 Navegadores: I. Explorer 6.0/Netscape 7.0/Mozilla 1.6/Opera 7.23/BrailleSurf 4.0
Condiciones de uso © Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)